El Bono Social y la pobreza energética.

bono-social

El incremento del número de incendios en viviendas de los últimos meses, ha vuelto a poner de manifiesto una realidad no siempre visible, la denominada “pobreza energética”, familias con escasos recursos que no pueden permitirse instalar un sistema de calefacción en casa e, incluso, pagar la factura de la luz.

Con la desgracia llega el debate a los medios de comunicación, y de los medios a los políticos, que parecen darse cuenta ahora de la necesidad de buscar soluciones efectivas para los colectivos más vulnerables.

Aunque no es la panacea, el Bono Social, en vigor desde el 1 de julio de 2009, es una importante ayuda para sus beneficiarios, ya que supone un descuento del 25% sobre la tarifa oficial.

A la espera de las mejoras que se aprueben en los próximos meses, aquí os dejo un resumen de sus principales características.

 

¿Quiénes pueden solicitar el Bono Social?

Consumidores que tenga contratada la tarifa PVPC (Precio Voluntario para Pequeño Consumidor) y cumplan alguna de las siguientes condiciones:

  • potencia contratada inferior a 3 Kw para la vivienda habitual;
  • tener 60 o más años y ser beneficiarios de una pensión por jubilación, incapacidad permanente y viudedad, en las cuantías mínimas vigentes.
  • familia numerosa; y
  • unidad familiar con todos sus miembros en situación de desempleo.

 

¿Cómo se solicita?

En el supuesto de consumidores con una potencia contratada inferior a 3 Kw, el Bono Social  lo tramita la comercializadora de forma automática.

Para los restantes supuestos, los beneficiarios deberán formalizar su solicitud cumplimentando un impreso normalizado que podrán remitir, a la empresa distribuidora, o a la empresa comercializadora, indistintamente.

A su solicitud deberán adjuntar la documentación acreditativa de su condición de beneficiarios, a saber: fotocopia del DNI, certificado de empadronamiento, certificado de la Seguridad Social, carné de familia numerosa, libro de familia, etc.

El listado de comercializadores de referencia se encuentra disponible en la página web de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia.

 

Referencia normativa: Resolución de 26 de junio de 2009, de la Secretaría de Estado de Energía, por la que se determina el procedimiento de puesta en marcha del bono social.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

– La factura de la luz por horas.

Cómo ahorrar en la factura de la luz.

– Sustitución de los contadores de electricidad.

 

¿Dónde está mi envío?

paquetes

Aún con la resaca del Black Friday, y sin tiempo para reponer fuerzas, arranca una campaña navideña donde el comercio electrónico acaparará gran parte del protagonismo, batiendo cifras récord en nuestro país.

Superados los recelos iniciales, el comercio electrónico está viviendo un auténtico auge y con él, los servicios de correos y mensajería que, tras años de mediocridad, están disfrutando de una auténtica edad de oro gracias a las ventas on line.

Si a estos envíos, añadimos los regalos que durante estas fechas se envían a los amigos y familiares que viven lejos, especialmente, a aquéllos que residen fuera de nuestras fronteras, la cifra se dispara y, por ello, no es extraño que alguno llegue tarde o se extravíe.

De ahí, la importancia de confiar nuestros envío a una empresa de calidad y asegurar el contenido cuando se envíen objetos de valor, ya que, la cuantía de las indemnizaciones está limitada por el peso del paquete, lo cual, en muchas ocasiones, queda lejos del valor real del contenido.

Como siempre, os dejo unas cuantas recomendaciones:

 

1.- No arriesgues por un par de euros. Vale más pagar un poco más y asegurarnos que el paquete llega a su destino.

2.- Evita el alcohol y los productos de alimentación. Muchos países mantienen restricciones sobre el tráfico de estos productos y la probabilidad de que el paquete quede retenido en la aduana es mayor.

3.- Intenta no superar los límites de indemnización por extravío de cada compañía. Si el envío fuera muy grande, divídelo en dos o más.

4.- Si fuera necesario, contrata un seguro específico, especialmente, si se trata de joyas u otros objetos de valor.

5.- A falta de poder probar el contenido, la indemnización se calcula por el peso, en concreto, será de 5,91 €/kg. para el transporte nacional y de 10,41 €/kg. para el transporte internacional.

 

Referencia normativa: Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías; y Convenio relativo al Contrato de Transporte Internacional de Mercancías por Carretera, del 19 mayo de 1956

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

– Consejos básicos de seguridad en tus compras on line .

– Más garantías en el comercio electrónico .

– Queridos Reyes Magos: No tiréis los tiques de compra .

 

Pagar con el móvil

pagos-movil

Era sólo cuestión de tiempo.

En una sociedad donde el teléfono móvil se ha convertido en un accesorio indispensable, presente en los bolsillos de todos los consumidores, la tentación de utilizarlo para realizar pagos era irresistible.

Desde la posibilidad de pagar en determinados transportes públicos y las aplicaciones de pagos entre particulares, hasta llegar a la guinda del pastel: el uso del teléfono móvil como tarjeta de crédito.

Actualmente, ya están en funcionamiento para dispositivos Samsung y Apple, válidos para las principales tarjetas de crédito y entidades financieras.

Y, si alguien piensa que su uso está restringido a los más jóvenes, se equivoca, porque su simplicidad lo hace apto para todos los públicos.

 

¿En qué consiste?

Se trata de utilizar el teléfono móvil como si de una tarjeta de crédito se tratara. Y, al igual que las modernas tarjetas “contacless”, con sistema de conexión inalámbrico, basta con acercar el móvil al terminal TPV del comercio para realizar el pago.

Para ello, previamente, deberemos cargar en nuestro teléfono un programa que nos facilitará nuestra entidad financiera, donde se introducirán los datos de la tarjeta de crédito.

El usuario tiene la posibilidad de incluir más de una tarjeta de crédito en su teléfono móvil, eligiendo, en cada momento, con cual desea pagar. De este modo, el teléfono se convierte en una cartera virtual.

 

¿Es un medio de pago seguro?

Como ocurre cada vez que surge un nuevo medio de pago, nuestra primera inquietud es la seguridad. Sin embargo, lo cierto es que, el pago a través del móvil es, de hecho, más seguro que el que se realiza con las tradicionales tarjetas de plástico.

De un lado, porque incluyen sistemas de cifrado de datos, que impiden que la información relativa al pago sea accesible a terceros, y por tanto, mucho más difícil de duplicar que las tarjetas de plástico.

Y, de otro, porque el proceso de autenticación del usuario se lleva a cabo mediante sistemas biométricos (huella dactilar, iris del ojo, etc.) mucho más seguros que el clásico número PIN o firma.

 

Pero, ¿realmente desplazarán de nuestras carteras a las tradicionales tarjetas de crédito? Eso sólo el tiempo lo dirá.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

Derechos del consumidor virtual.

Consejos básicos de seguridad en tus compras online.

Me han robado la tarjeta de crédito.

 

Consejos para contratar una mudanza.

mudanza

 

Si realizar una mudanza es una tarea de por sí estresante, acertar con la empresa es primordial si no quieres que acabe en catástrofe.

De ahí, la importancia de informarse bien antes de contratar la empresa y también sobre cómo actuar si surge algún contratiempo.

Aquí os dejo un resumen de los detalles más importantes a tener en cuenta antes y después de la mudanza.

 

Antes de iniciar la mudanza:

 

1.- Solicita presupuesto a diferentes empresas, te sorprenderán las diferencias de precio. No obstante, recuerda que el precio no es siempre sinónimo de calidad y que, en el caso de las mudanzas, los grandes “chollos” pueden encadenar enormes chapuzas.

 

2.- Pide referencias a conocidos. Si no conoces a nadie que se haya mudado recientemente, Internet puede ser una buena fuente de información en estos casos.

 

3.- Descarta los presupuestos verbales. El presupuesto debe realizarse siempre por escrito, haciendo constar con los servicios que se prestan (cargar y descargar, armar y desarmar, embalar, etc.), su coste, y el precio total de la mudanza, impuestos incluidos.

 

4.- Asegúrate de que los trámites administrativos y permisos que fuera necesario solicitar están incluidos en el precio final. Es probable que sea necesario solicitar un permiso municipal y un vado temporal.

 

5- Cuando la mudanza incluya objetos de extraordinario valor (obras de arte, antigüedades, etc), es importante hacerlos constar de forma expresa mediante un inventario.

 

6.- Igualmente recomendable es la contratación de un seguro de daños y/o extravío, ya que la responsabilidad del transportista está limitada y es probable que estos bienes no queden cubiertos.

 

Tras la mudanza:

 

7.- Es importante dejar constancia escrita de las incidencias en el mismo momento de la entrega, ya que es un requisito imprescindible para poder formular una reclamación.

Cuando las pérdidas o los daños no son evidentes, es decir, no se detectan sobre la marcha, la reclamación debe realizarse dentro de los siete días hábiles siguientes al de la entrega.

 

8.- En los supuestos de pérdida o daños en los bienes objeto de mudanza, el consumidor tendrá derecho a una indemnización por el importe de los bienes dañados o extraviado, hasta un límite equivalente a 355 € por cada metro cúbico del total de la carga transportada.

Esta limitación de la responsabilidad no será de aplicación a los daños que, con ocasión de la mudanza, puedan sufrir bienes del cliente distintos de los transportados.

 

Normativa de referencia: Ley 15/2009, de 11 de noviembre, del contrato de transporte terrestre de mercancías.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

 

– Las claves del nuevo contrato de alquiler.

– No estoy de acuerdo con la indemnización del seguro.

¿Cómo reclamar a la compañía de seguros?

Me han cortado la luz.

velas

Aunque son múltiples las causas que dan lugar a la suspensión del suministro eléctrico (deficiencias graves en la instalación o el enganche fraudulento a la red), voy a referirme exclusivamente al impago de factura, por ser la más frecuente de todas y sobre la que más consultas recibo.

 

Requerimiento fehaciente pago

No es suficiente con que el cliente no haya abonado la factura para proceder al corte en el suministro, sino que, además, es imprescindible que la compañía realice un requerimiento fehaciente de pago.

Esta comunicación debe realizarse por escrito, a través de correo certificado y, junto al importe de la deuda, debe indicar la fecha a partir de la cual se interrumpirá el servicio, que nunca será inferior a los dos meses.

El corte debe producirse en día hábil, no siendo posible en víspera de festivo.

 

Reconexión del suministro

Efectuado el corte, el servicio deberá ser repuesto en las 24 horas siguientes al abono de la cantidad adeudada.

Además de la factura impagada, deben abonarse los intereses, si los hubiera, y la cantidad correspondiente en concepto de reconexión del suministro, que será el doble de los derechos de enganche vigentes para una potencia igual a la contratada.

 

Certificado de instalación eléctrica

Es importante recordar que la normativa actual exige que, para proceder al reenganche, la vivienda debe contar con el certificado de instalación eléctrica, que deberá realizar un electricista autorizado.

El coste varía según el profesional, pero ronda los 120 € – 200 €.

Si además, hay que adaptar la instalación a la normativa vigente, la factura final puede elevarse de forma considerable.

 

Suspensión del suministro en el mercado libre.

Los consumidores que hayan optado por pasarse al mercado libre, deberán estar al procedimiento previsto en sus contratos.

Aunque, en la actualidad, las compañías están utilizando el mismo procedimiento que el regulado para los clientes de tarifa PVPC (suministro de último recurso) es importante revisar la letra pequeña de los contratos para evitar disgustos.

 

Referencia normativa: Artículos 85 y 86 del RD 1955/2000, de 1 de diciembre, por el que se regulan las actividades de transporte, distribución, comercialización, suministro y procedimientos de autorización de instalaciones de energía eléctrica.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

–  ¿Tarifa de Último Recurso o Tarifa de Mercado Libre? 

–  Cómo reclamar la factura de la luz.

–  La factura de la luz por horas.

No quiero recibir más publicidad.

junk-mail

 

Vivimos rodeados de publicidad (paradójicamente es la frase inicial de un anuncio de televisión).

Desde el tradicionales buzoneo, pasando por los medios de telecomunicación, hasta llegar a la publicidad más personalizada a través del teléfono, Internet y las redes sociales.

Con este panorama, es lógico que muchos se desesperen y decidan poner fin a este acoso. Y, aunque no podremos suprimirla por completo, sí reducirla de forma considerable.

 

Derecho de exclusión de guías telefónicas

Es la fuente principal de los comerciales de venta telefónica, por ello, si no quieres que te aburran a llamadas, lo mejor es no figurar.

Puedes solicitar la exclusión de tus datos, que deberá hacerse efectiva con la siguiente edición, en las guías en papel; o en 10 días, si la guía es electrónica.

Una solución menos drástica consiste en permanecer en la guía, pero indicar que no se desea recibir publicidad, en cuyo caso figurará una letra “U” junto al número de teléfono.

 

Derecho a no recibir publicidad no deseada

Nada se puede hacer frente al buzoneo indiscriminado, pero sí podemos evitar el dirigido de forma personal, ya sea a nuestro buzón físico o electrónico.

Generalmente, estas comunicaciones incluyen referencias al procedimiento a seguir para no recibir más comunicaciones comerciales al pie de página, un procedimiento que deberá ser sencillo y gratuito.

Otra opción muy útil, es registrarse en el Servicio de Listas Robinson, un fichero de exclusión publicitaria a fin de evitar la publicidad de entidades con las que no se mantiene relación contractual.

 

Al final, todo se reduce a limitar la información que facilitamos a terceros, siendo conscientes, cada vez que facilitamos nuestros datos personales, del uso que de ellos se va a realizar, especialmente, a través de Internet y las redes sociales.

 

Si te ha gustado este artículo quizás también te interese leer:

Me han inscrito en un fichero de morosos.

Me reclaman una deuda antigua.

El taller quiere cobrar más de lo acordado.

taller mecanico

Reconozco que realizar un presupuesto sin examinar a fondo el vehículo puede llegar a ser una misión imposible cuando nos encontramos ante averías complejas.

Pero, de ahí, a que el taller decida reparar sin contar con el visto bueno del cliente, hay un largo trecho.

Y es que, las malas prácticas llevan a algunos talleres a reparar los vehículos sin informar de los costes al cliente, a sabiendas de que éste no podrá recuperar su vehículo si no abona previamente la factura.

De ahí la importancia de contar siempre con un presupuesto previo, tanto para saber de antemano el coste de la reparación y valorar su conveniencia; como garantía para evitar incrementos de última hora.

Estas son las principales cuestiones a tener en cuenta  a la hora de solicitar el presupuesto previo en el taller:

 

1.- Su elaboración es obligatoria para el taller, que debe entregarlo al cliente  siempre por escrito y con una validez mínima de 12 días hábiles.

.

2.- El taller no puede iniciar los trabajos hasta que el cliente acepte en firme el presupuesto o, en su caso, renuncie de forma expresa a la elaboración del mismo.

.

3.- Si durante la reparación del vehículo se descubren nuevas averías, el presupuesto deberá modificarse y ser aceptado nuevamente por el cliente. En caso contrario, no se podrán facturar los trabajos extras.

.

4.- Cuando el cliente no acepta el presupuesto, el taller puede facturar el tiempo dedicado a su elaboración.

.

5.- El usuario puede desistir del encargo en cualquier momento, abonando al taller el importe de los trabajos efectuados hasta la retirada del vehículo.

.

6.- Ante cualquier irregularidad, recordar la importancia de solicitar la hoja de reclamaciones,  dejando constancia de los hechos de cara a una futura reclamación.

.

Referencia normativa: Real Decreto 1457/1986, de 10 de enero (BOE 16 de julio) por el que se regula la actividad industrial y la prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos, de sus equipos y componentes.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

 

Talleres de reparación de automóvil ilegales.

Si optas por un vehículo de segunda mano.

Nuevos límites de velocidad para los radares de tráfico.

Cómo reclamar a la compañía aérea.

reclamacion aerea

Con el caos organizativo de Vueling y las huelgas de los controladores aéreos franceses, todo ello unido a las incidencias habituales del sector aéreo, este verano está siendo especialmente caliente en cuanto a reclamaciones a las compañías aéreas.

Si has tenido la mala suerte de verte afectado por alguna de estas incidencias, recuerda que tienes tus derechos y es el momento de hacerlos valer.

En anteriores artículos ya os informé de cuáles eran estos derechos, ahora veamos las vías para ejercerlos.

 

1.- Dirígete a la compañía

Formula tu reclamación directamente a la compañía, ya sea personalmente en el mostrador del aeropuerto cumplimentando la Hoja de Reclamaciones, o bien, a través del formulario de contacto de su página web.

Muchos pensaréis que se trata de un pérdida de tiempo, pero no lo es. Primero, en ocasiones, contestan favorablemente. Pero sobre todo, porque la necesitaréis para continuar con la reclamación por otras vías.

 

2.- La Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA)

Se trata de un organismo público dependiente del Ministerio de Fomento que media entre los pasajeros y las compañías aéreas.

Sólo puede utilizarse para reclamar las indemnizaciones previstas en el Reglamento CE 261/2004 para retrasos, cancelaciones y overbooking.

Quedan excluidas, por tanto, las reclamaciones adicionales por daños y perjuicios, así como las incidencias relativas al equipaje.

AESA emite informes que, aun no siendo vinculantes, de no ser atendidos por la compañía, constituirá una magnífica prueba de cara a una posterior reclamación judicial.

 

3.- Reclamación Judicial

Cuando fallan los anteriores, sólo queda acudir a la vía judicial, en concreto, tratándose de  transporte aéreo, a los Juzgados de lo Mercantil.

A pesar de lo que pueda parecer, se trata de una gestión relativamente sencilla (el Juzgado cuenta con formularios a disposición del ciudadano), es gratuita para reclamaciones por importe inferior a 2000 € (no requieren abogado ni procurador) y se resuelven en un plazo de entre dos y tres meses.

 

No obstante lo anterior, como siempre, os recuerdo que es recomendable acudir a una asociación de consumidores o a un profesional del Derecho, para que os asesoren sobre vuestro caso particular y, en su caso, tramiten la reclamación en vuestro nombre.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

Volando voy. (Los Derechos del Pasajero)

Han cancelado mi vuelo.

¿Dónde están mis maletas?

El fin del roaming en la Unión Europea.

roaming 2016

Tras años de abusos de las compañías de telefonía móvil, con facturas exorbitantes por llamadas realizadas en el extranjero, la Unión Europea ha puesto finalmente fecha de caducidad al roaming dentro de su territorio.

Fueron muchos los tira y afloja entre las autoridades comunitarias y los operadores de telefonía para acordar una fecha límite, el 15 de julio de 2017.

Hasta entonces, para que la espera se haga más llevadera, el roaming seguirá vigente, pero con unas tarifas más ventajosas para los usuarios, con rebajas del 75% sobre las ya existentes.

Así, a partir del 30 de abril de 2016, el precio mayorista por minuto no puede superar los 0,19 € para las llamadas realizadas desde el extranjero, los 0,06 € por SMS y los 0,20 € euros por Mb de datos consumido (IVA excluido).

Esta normativa ha provocado una auténtica guerra de precios entre las compañías de telefonía móvil, adelantando algunas de ellas el fin del roaming al verano de 2016 e, incluso, extendiendo esta medida a países extracomunitarios, como EEUU o Sudamérica.

No obstante, es importante recordar que esta normativa sólo es de aplicación dentro del territorio de la Unión Europea y, por tanto, no sería de aplicación a llamadas realizadas desde terceros países, ni a las llamadas realizadas desde aviones o cruceros, que tienen un régimen especial.

Por todo ello, el mejor consejo para quienes viajen al extranjero es que consulten las tarifas con su operador y limiten el uso del teléfono móvil al mínimo imprescindible.

Si, aún con todo, sois de los que no podéis desconectar de la tecnología ni en vacaciones,  aquí os dejo unos pequeños consejos:

 

1.- Ponte en contacto con tu operador de telefonía, para comprobar que tienes activado el servicio de “roaming” y consultar las tarifas del país que vas a visitar. Para largas estancias, existe la posibilidad de contratar planes y tarifas especiales en función del país de destino.

2.- Desactiva la opción de datos antes de salir. Acciones tan cotidianas como consultar el correo electrónico o tus cuentas en la redes sociales pueden disparar tu factura.

3.- Desactiva las actualizaciones. Los smartphones se pasan el día actualizando aplicaciones, con lo que podríamos estar generando tráfico sin saberlo.

4.- Aprovecha las redes WiFi gratuitas de hoteles, restaurantes, medios de transporte, etc. La mayoría son gratuitas.

5.- Programas gratuitos: Existen cientos de programas con los que podemos comunicarnos de forma gratuita a través de Internet. Los más conocidos son Skype y WhatsApp, pero hay muchos otros. Infórmate y aprovéchalos.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

 

La factura eléctrica por horas.

bombilla

En marcha desde el pasado 1 de julio (obligatorio desde el 1 de octubre), la facturación horaria es la enésima modalidad de factura eléctrica impuesta por el Gobierno a los usuarios acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), antigua Tarifa de Último Recurso (TUR).

Básicamente, esta nueva modalidad de tarifa implica pagar un precio del kWh diferente en función del mercado y la hora a la que se realice el gasto. De este modo, habrá 24 precios diferentes por cada una de las  24 horas que tiene el día, precios que pueden consultarse a diario en la página web de Red Eléctrica Española.

Y, aunque a priori el nuevo sistema tarifario pueda parecer, simple y llanamente, una locura, lo cierto es que, si el usuario adapta sus hábitos de consumo para trasladarlos a los tramos horarios en los que la electricidad es más barata, podrá conseguir importantes ahorros.

Con carácter general, puede decirse que los precios de la electricidad son más favorables durante la madrugada y durante los fines de semana. En cuanto al consumo eléctrico en el hogar, el 55 % corresponde a los electrodomésticos. Además de la nevera, que es la que más consume (31%), los electrodomésticos que más gastan son la TV (12%) y la lavadora (11,8%).

No obstante, no nos llevemos a engaño, el nuevo sistema de facturación afecta solo al coste de la energía, equivalente aproximadamente al 37% del recibo. El resto de conceptos (peajes, potencia, alquiler de equipos e impuestos), permanecerá inalterable al cambio horario.

Por otro lado, hay que aclarar que sólo podrán beneficiarse de esta modalidad de facturación los consumidores domésticos que, estando acogidos al PVPC, dispongan además de un contador eléctrico inteligente integrado en la red.

A aquellos usuarios que aún no dispongan de un contador inteligente, o que, aún teniéndolo, no esté integrado en la red, se les aplicará el precio medio del periodo en cuestión.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

 

¿Pueden embargarme la nómina?

embargo nomina

Cada vez son más frecuentes las consultas relativas a embargos por deudas, especialmente, las referidas a la posibilidad de embargo de la nómina o pensión del deudor.

Porque, si bien es cierto que éstas tiene una especial protección para garantizar unos mínimos personales y familiares, no están protegidas en su totalidad y cuentan con diversas excepciones que es importante conocer.

En primer lugar, debe aclararse que sólo está protegida la cuantía de la nómina o pensión que equivale al SMI (Salario Mínimo Interprofesional*), de modo que el importe que exceda de esta cuantía sí puede ser embargado.

En concreto, se aplicarán por tramos los siguientes porcentajes:

  • Hasta el doble del SMI, un 30%.
  • Hasta 3 veces el SMI, un 50%.
  • Hasta 4 veces el SMI, un 60%.
  • Hasta 5 veces el SMI, un 75%.
  • Más de 5 veces el SMI, un 90%.

Por ejemplo, en un salario de 1.500 €/mes, los primeros 648,60 € están libres de embargo. Por tanto, el embargo se realizará por tramos sobre los 851.40 € restantes (30% de 648.60 € + 50% de 202.80 € = 295.98 €).

 

Casos especiales:

1.- Impago de la pensión alimenticia a los hijos: no se tienen en cuenta los tramos, sino que se paga el total de la pensión alimenticia.

2.- Si el deudor es beneficiario de más de una percepción (sueldos, pagas extras, pensiones…) sus cuantías se acumulan.

3.- Se puede realizar más de un embargo a la vez, siempre que la cantidad embargada no supere lo establecido por la ley; de forma que, o se reparte la cantidad embargada entre los 2 embargos; o se pone a la cola uno detrás de otro.

 

Finalmente, recordar que estas reglas funcionan cuando el embargo se realiza directamente por el pagador (Empresa, Seguridad Social, etc.), pero no ocurre lo mismo con las entidades financieras, de modo que, una vez ingresadas en nuestra cuenta, estos ingresos se convierten en cantidades líquidas que pueden ser embargadas con independencia de su origen.

 

*SMI 2015 anual: 9.080,40€ (14 pagas)

Referencia normativa: Artículo 607 de la Ley 1/2000, de 7 enero, de Enjuiciamiento Civil.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

Últimas Voluntades

Tombstones

Aun no tratándose de un tema propio de Consumo, son cada vez más frecuentes las consultas relativas a sucesiones y herencias.

Y es que, cuando fallece un familiar, además del dolor propio de la pérdida del ser querido, debemos afrontar toda una serie de trámites y gestiones que, sin el asesoramiento adecuado, pueden superarnos.

Con el ánimo de ofreceros una orientación sobre esos difíciles, pero necesarios primeros pasos, os ofrezco a modo de resumen esta información que confío os resulte de gran utilidad.

 

Certificado de Actos de Última Voluntad.

Puede solicitarse en las Gerencias Territoriales del Ministerio de Justicia, bien personalmente, o bien a través de su sede electrónica.

Mediante este certificado sabremos si el fallecido ha otorgado testamento y, en su caso, los datos relativos al mismo: fecha y Notaría en la que se otorgó, y a la cual nos podremos dirigir para solicitar una copia.

Aun cuando tengamos absoluta certeza de que el fallecido no otorgó testamento, necesitamos el Certificado de Actos de Última Voluntad para acreditar su inexistencia.

 

El testamento

El testamento refleja la última voluntad del difunto, quien puede disponer libremente de su bienes, siempre y cuando respete las denominadas “legítimas”, esto es, las cuotas mínimas que por Ley debe reservar a sus herederos forzosos.

Si el fallecido hubiese otorgado más de un testamento a lo largo de su vida, sólo será válido el de fecha más reciente.

 

La Declaración Legal de Herederos

Cuando no hay testamento, hay que formalizar una Declaración Legal de Herederos, esto es, un documento público que define quiénes son los parientes con derecho a la herencia conforme a las normas sucesorias del Código Civil o los Derechos Forales*.

Si los herederos son familiares directos (descendientes, ascendientes o cónyuge), la Declaración de Herederos se realiza ante el Notario del lugar donde tuviera el fallecido su último domicilio.

Si no hay familiares directos, y la sucesión corresponde a los parientes colaterales (hermanos, hijos de hermanos o parientes de grado más lejano), la Declaración de Herederos la tiene que efectuar el Juez.

 

*Diferente del régimen común, para las comunidades autónomas de Cataluña, Aragón, Navarra, parte del País Vasco y Baleares.

 

¿Puede el banco obligarme a contratar un seguro?

seguros hipoteca

Una de las consultas que más se repite en los últimos tiempos, es la relativa a la obligatoriedad de contratar seguros vinculados a productos financieros, especialmente, a préstamos hipotecarios.

Así, son muchas las familias que, viéndose obligadas a realizar un mayor control de sus gastos, han comenzado a cuestionarse la necesidad de estos productos, dado su elevado coste.

Si bien, en su día, los contrataron obligados por las circunstancias del mercado, ahora buscan librarse de ellos, encontrándose con la oposición frontal de las entidades financieras.

 

Pero, ¿son realmente obligatorios estos seguros?

 

Rotundamente, no. Cuando se suscribe un préstamo hipotecario no existe obligación legal de contratar un seguro, ni siquiera, el de hogar.

No obstante, la contratación de un seguro de hogar siempre es muy recomendable y, respecto del préstamo hipotecario, facilitará su concesión y abaratará sus costes, toda vez que el inmueble actúa como garantía de cobro.

Por ello, aunque la Ley no establezca su obligatoriedad con carácter general, sí que se incluye de forma expresa en la práctica totalidad de los préstamos hipotecarios.

Esta obligación contractual no se considera abusiva, siempre y cuando, podamos elegir la entidad aseguradora y la suma asegurada no supere el valor de tasación del inmueble, excluido el valor del suelo.

Respecto del resto de modalidades de seguros, seguro de vida, protección de pagos, etc., son productos cuya única finalidad es inflar la cuenta de resultados de la entidad financiera, y su inclusión en los contratos sería totalmente abusiva.

 

Entonces, ¿podemos tramitar su baja o cambiar de entidad?

 

Por supuesto, siempre y cuando, sigamos la regla de oro de todo contrato de seguro, realizar un preaviso con 2 meses de antelación a la fecha de vencimiento.

Quedan excluidos de esta regla los denominados seguros de prima única, seguros que, en vez de un vencimiento anual, se contratan por un periodo de entre 5 y 10 años. Son frecuentes en el ramo de vida.

La única forma de tramitar la baja de un seguro de prima única es liquidar por completo el préstamo hipotecario, en cuyo caso, podremos solicitar el extorno de prima, es decir, la devolución de la parte proporcional correspondiente a la prima no consumida.

 

¿Cómo afectará a la bonificaciones de la hipoteca?

 

Al no poder obligarnos a contratar toda la retahíla de seguros, los bancos nos tientan con pequeños descuentos en el tipo de interés de nuestras hipotecas a cambio de su contratación.

Ahora bien, conviene no emocionarse, porque muchas veces estas bonificaciones no compensan y acabas gastando mucho más que lo ahorras.

Así que, antes de optar por mantener, cambiar de compañía o dar de baja el seguro, es conveniente saber a cuánto asciende exactamente el importe de la bonificación y si realmente merece la pena.

El mejor consejo: lápiz, papel y calculadora.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

– Cómo cambiar de seguro.

Cómo reclamar a la compañía aseguradora.

– No estoy de acuerdo con la indemnización del seguro.

 

¿Puedo cancelar la portabilidad de mi línea de teléfono?

encadenado 2

Después de años ignorando tus necesidades, cuando por fin decides que llegó la hora  de cambiar y explorar nuevos horizontes, te llama con renovadas promesas, imposibles de rechazar.

Me refiero, por supuesto, a las compañías de telefonía.

No obstante, lo que pudiera parecer una historia con final feliz, bien puede transformarse en una pesadilla, cuando el tercero en discordia, esto es,  la otra compañía de telefonía, reclama una compensación, generalmente, en forma de gastos por cancelación de la portabilidad“.

De importe similar al de las penalización por baja anticipada (oscilan entre 90 € y 250 €) el cobro de gastos por cancelación de la portabilidad es cada vez más frecuente entre las compañías de telefonía, las cuales, tras desplegar sus mejores armas de seducción (instalaciones sin coste, entrega gratuita de nuevos teléfonos móviles, etc.) ven cómo sus nuevos clientes se escapan.

Pero, ¿es legal el cobro de estos gastos?

En el caso de solicitud de portabilidad celebrados por vía telefónica o Internet, el consumidor puede desistir en un plazo de 14 días, sin que la compañía pueda reclamar ninguna penalización ni gastos por este concepto.

Mientras que, si la contratación es presencial, no existe este derecho y, por tanto, la compañía puede reclamar estos gastos, siempre y cuando, la portabilidad se hubiera hecho efectiva y se correspondan a gastos reales.

 

Normativa de referencia: artículo 4 c) de la Circular 1/2009, de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones; y artículos 68 y 79 Real Decreto Legislativo 1/2007, por el cual se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias.

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

– Cómo reclamar la factura del teléfono.

Quiero darme de baja.

– Compromisos y penalizaciones.

– Mensajes SMS Premium.

 

Nuevos límites de velocidad para los radares de tráfico.

limite velocidad

Siempre polémicos, los límites de velocidad son uno de los principales motivos de infracción por parte de los conductores y, como consecuencia, los radares de tráfico uno de sus mayores enemigos.

Aunque protestados por sus más que discutibles fines recaudatorios, lo cierto es que el exceso de velocidad es una de las principales causas de siniestralidad y, mientras no nos excedamos pisando el acelerador, tráfico tampoco podrá recaudar.

Con la doble intención de reducir polémica y siniestralidad, la DGT ha puesto en marcha un paquete de medidas para lo que ha venido a denominar “gestión de la velocidad”, con una especial incidencia en las carreteras convencionales, donde la siniestralidad por esta causa es mayor.

De todas ellas, la más llamativa es la relativa a la unificación de criterios en el umbral de tolerancia con el que actúan los radares, esto es, el margen de error a partir del cual se entenderá que, sin lugar a dudas, hemos excedido la velocidad limitada.

Se trata de evitar diferencias de criterio a lo largo del territorio nacional, permitiendo, además, que el conductor conozca cuál es la velocidad a partir de la cual va a ser multado, independientemente de la ubicación geográfica del radar.

Es lo que la propia DGT ha venido a denominar como tolerancia 7, porque, el umbral es de 7km/h para limites inferiores a 100 km/h y del 7% a partir de los 100 km/h.

tablaVelocidadActivacion

No obstante, estos criterios sólo se aplicarán en el territorio competencia de la DGT, lo que dejaría fuera las vías urbanas (de competencia municipal) así como las autonómicas con competencias propias en materia de tráfico (País Vasco y Cataluña).

Por lo que, no os preocupéis, la polémica está servida.

¿Son legales las comisiones por descubierto?

comision descubierto

Con los tipos de interés más bajos de la historia, los intereses por números rojos han dejado de ser rentables para las entidades financieras. Por ello, desde hace algunos años, éstos vienen siempre acompañados de comisiones por descubierto y/o comisiones por reclamación de posiciones deudoras.

Son frecuentes las consultas sobre su legalidad y posible carácter abusivo, puesto que muchas entidades las cobran de forma indiscriminada, multiplicando el importe de la deuda en un breve periodo de tiempo.

Y es que, aunque legales, su aplicación está sometida a criterios muy estrictos que no siempre son respetados por las entidades financieras.

 

Comisiones por descubierto

Se generan por el simple hecho de no pagar la deuda dentro del plazo acordado, dejar la cuenta en números rojos o devolver un recibo domiciliado.

Es imprescindible que estén previstas de forma expresa en el contrato y su cuantía no puede superar 2,5 veces el interés legal del dinero*, incluido el importe de los intereses de demora.

Además, una vez cobrada, no podrá reiterarse su aplicación hasta la próxima liquidación, evitando así que se cobren comisiones por el impago de comisiones, más frecuente de lo que parece.

* el interés legal del dinero para el año 2015 es el 3,5%.

 

Comisión por reclamación de descubierto

Esta comisión se justifica por la necesidad de realizar una reclamación formal de la deuda al cliente.

Por ello, a diferencia de la anterior, para su aplicación es imprescindible la existencia efectiva de gestiones de reclamación realizadas ante el cliente, no siendo legales las comisiones generadas de forma automática.

Sólo puede cobrarse una vez por cada saldo deudor, independientemente de las gestiones realizadas, y su cuantía debe ser única, no siendo admisibles las tarifas porcentuales.

Por supuesto, al igual que la comisión por descubierto, deben estar previstas de forma expresa en el contrato.

 

Referencia normativaOrden EHA/2899/2011, de 28 de octubre  de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios y Orden EHA/1608/2010, de 14 de junio sobre transparencia de las condiciones y requisitos de información aplicables a los servicios de pago .

 

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

El negocio de las comisiones bancarias.

Cómo ahorrar en comisiones bancarias.

Cómo reclamar al banco.

 

 

Las agencias de viajes online en entredicho.

vacaciones online

Cada vez son más los consumidores que reservan sus vacaciones a través de Internet. Es cómodo, barato y, en cierto modo, emocionante, cuando por fin hallamos la deseada “ganga” con la que alardear ante nuestros amigos y compañeros de trabajo.

Sin embargo, un reciente estudio de la Comisión Europea revela que el 44% de las páginas web españolas en las que se venden billetes de avión y/o alojamiento en hoteles infringen la normativa de protección al consumidor, algo por encima de la media europea, situada en el 38%.

Y, si bien es cierto, que el número de agencias infractoras se ha reducido a casi la mitad (frente al 75% del año 2013), la cifra es aún muy alta como para ignorarla.

Las infracciones más comunes son la falta de información sobre la identidad del comerciante y sus datos de contacto (30%); la ausencia de instrucciones claras sobre cómo reclamar (28%); el cobro de suplementos no informados (24%); y no indicar el precio total del servicio al inicio de la operación (20 %).

.

Tras este descubrimiento, ¿debemos desterrar Internet a la hora de contratar nuestros viajes?

En absoluto. Internet sigue siendo un buena alternativa. No obstante, sería muy imprudente ignorar estos datos. El consumidor debe extremar las precauciones y ser muy selectivo a la hora de decantarse por contratar sus viajes en la red.

Para evitar repetirme, os recomiendo echar un vistazo a estos post relacionados con el comercio electrónico y que os pueden resultar de gran utilidad.

.

Más garantías en el comercio electrónico

Consejos básicos de seguridad en tus compras online

Derechos del consumidor virtual

Me han robado la tarjeta de crédito.

cajero automatico

Afortunadamente, en mi caso, se trata de un simple titular. Pero, con la popularización del uso de las tarjetas como medio de pago, incluido el pago electrónico, son cada vez más los usuarios víctimas de delitos relacionados con la utilización fraudulenta de sus tarjetas de crédito.

Desde el violento atraco al hábil hurto del carterista, pasando por los actuales métodos de sustracción, como el cloning o duplicado de tarjetas; y el phishing, obtención de datos bancarios de un usuario mediante falsos emails o falsas páginas web.

Son precisamente estos últimos métodos, el cloning y el phishing, los que más quebraderos de cabeza ocasionan a los usuarios, puesto que, el usuario no es consciente de la utilización fraudulenta de su tarjeta hasta que es demasiado tarde, no siendo fácil demostrar que fue víctima de un fraude, especialmente, en los pagos a través de Internet.

.

Más vale prevenir …

 .

Aunque parezca puro sentido común, nunca escribas el PIN de la tarjeta en el reverso de la tarjeta, en la cartera o en el teléfono móvil. Tampoco es recomendable poner el mismo PIN a todas las tarjetas o utilizar números simples del tipo 1234 o la fecha del cumpleaños.

Cuando entregues la tarjeta para hacer tus pagos en comercios y restaurantes, no le quites el ojo de encima. Desconfía de los establecimientos que no realicen la transacción en tu presencia, pues muchos aprovechan ese momento para hacer duplicados. Extrema las precauciones en zonas de gran afluencia turística.

Finalmente, nunca jamás facilites tu PIN a nadie. Tu entidad financiera jamás va a llamarte a casa ni enviarte un email preguntándote la clave. Utiliza páginas seguras para tus compras en Internet.

 .

En cuanto detectemos el fraude …

.

Comunica inmediatamente los hechos a la entidad financiera para que cancele la tarjeta.

Comprueba los extractos bancarios con frecuencia y da orden al banco para que te avise de cualquier movimiento “sospechoso”. No está de más bloquear temporalmente la cuenta para evitar su saqueo.

También es importante denunciar los hechos en la comisaría de policía. En caso de fraude, la denuncia policial sería imprescindible.

El usuario sólo responde de los primeros 150 € …

.

El Código de Buena Conducta del sector bancario europeo, especifica que los dueños de las tarjetas no asumirán ninguna responsabilidad por los pagos fraudulentos que se puedan generar después del aviso a la entidad de su pérdida o robo, salvo que el titular haya incurrido en fraude o negligencia grave.

Respecto de las operaciones previas, la responsabilidad del usuario se  limita a los 150 €, siendo responsabilidad de la entidad el resto.

Para hacer frente a estas garantías es frecuente el uso de seguros vinculados a las tarjetas de crédito por parte de las entidades financieras.

Si te ha gustado este artículo, quizá también te interese leer:

Cómo reclamar a las entidades financieras.

– Consejos básicos de seguridad en tus compras online .

Cómo cambiar de seguro.

calculadora dados

Cada vez es mayor la competencia entre compañías aseguradoras y, con ella, el número de consumidores que optan por buscar una póliza de seguro más barata.

Con la proliferación de buscadores en Internet, que ofrecen comparativas de precios y coberturas, esta labor se ha simplificado hasta el punto de que parezca irresponsable no hacer uso de ellos.

Sin embargo, la inmensa mayoría de los consumidores que quieren cambiar de seguro se encuentran con un inesperado obstáculo, la necesidad de comunicar la baja con un preaviso de 2 meses, un plazo excesivamente amplio hasta para el más previsor de los consumidores.

Y es que, con los actuales medios de comunicación y contratación electrónica, un plazo de dos meses resulta totalmente desproporcionado, siendo utilizado como excusa perfecta de las compañías aseguradoras para evitar una fuga masiva en su cartera de clientes.

.

Preaviso de dos meses

Las pólizas de seguros son, por lo general, de carácter anual y renovable. Esto implica que, si ninguna de las partes, asegurador o asegurado, comunica a la otra su voluntad en contra, la póliza se renovará por el mismo periodo y en las mismas condiciones.

Esta comunicación debe realizarse con un preaviso mínimo de dos meses.

Es precisamente este preaviso la mayor fuente de conflictos, puesto que son muy pocos los consumidores tan previsores y muchos los que desconocen este requisito, que no descubren hasta que ya es demasiado tarde.

Tampoco son infrecuentes los casos de consumidores que simplemente se limitan a devolver el recibo una vez emitida la nueva póliza. En este caso es bastante probable que se encuentren con un problema añadido que su “antigua” aseguradora reclame el pago y acabar abonado dos primas.

Son muchos los consumidores que alegan que su compañía no les advirtió de la renovación de la póliza, ni les comunicó el importe de la nueva prima, pero, realmente, la compañía aseguradora no está obligada a realizar tal comunicación, salvo en el caso de incrementos no previstos en la póliza.

.

Seguros vinculados a préstamos hipotecarios

Otro problema al que se enfrentan los consumidores  que desean cambiar de compañía aseguradora, es el de las posibles obligaciones que pudieran haber adquirido a la hora de contratar un préstamo hipotecario, práctica muy  frecuente estos últimos años.

Sin embargo, de todos estos seguros (hogar, vida, incapacidad laborar, desempleo, etc.) sólo pueden obligarnos a contratar el seguro de hogar, en concreto, la modalidad de daños.

Por otro lado, no es necesario que lo contratemos con la entidad financiera en cuestión, sino que podemos elegir libremente la compañía aseguradora, siempre y cuando el continente esté asegurado por un importe máximo equivalente al valor de tasación excluido el suelo.

No obstante, debemos comprobar si tenemos bonificaciones en el tipo de interés del préstamo hipotecario que estén vinculadas al mantenimiento de estos productos. En ese caso, es cuestión de hacer cuentas y comprobar que operación nos resulta más rentable, el ahorro en los seguros o el descuento pro las bonificaciones.

Referencia normativa: Artículo 22 de la Ley 50/1980, de 8 de octubre, de Contrato de Seguro.